EL SALVADOR: Hombre que se hacía pasar por evangélico es acusado de abuso sexual de niños.




El sujeto actuaba como religioso para ganarse la confianza de las familias de sus víctimas. Su hijastro decidió denunciarlo luego de recibir múltiples abusos.
Por Israel Serrano

Rodrigo Waldir Orellana Alvarenga espera sentencia tras ser acusado de abusar sexualmente y en reiteradas ocasiones de uno de sus hijastros. El hombre se hacía pasar por evangélico para ganarse la confianza de los familiares de sus víctimas.
El imputado es señalado de abusar sexualmente de al menos cuatro niños y podría ser condenado basado en el testimonio de su hijastro, quien relató durante el juicio cómo era sometido por Orellana Alvarenga.
El sujeto asistía a una iglesia evangélica de Santa Ana donde servía en los cultos, enseñaba las lecturas bíblicas a los niños y era calificado como un “hombre ejemplar”, según relatos de la madre de la víctima.
La entrega a las actividades religiosas permitió ser uno de los hermanos más apreciados de la congregación, lo cual le facilitó acercarse a la madre de la víctima, una mujer soltera con dos hijos, quien después de un breve romance accedió a convivir con Orellana Alvarenga a finales de 2011.

La nueva familia se trasladó de Santa Ana a Soyapango donde según la parte acusadora las cosas cambiaron radicalmente: el hombre comenzó a maltratar física y verbalmente a los niños y a su nueva compañera de vida.
“En la casa él era muy violento y nos pegaba, pero ante los demás seguía siendo el hermano evangélico”, expresó durante el juicio el joven abusado, que ahora tiene 15 años.
La violencia intrafamiliar aumentó al punto que la mujer demandó al sujeto ante la Fiscalía por agresión sexual, pero la demanda fue retirada a petición del hijo que en ese entonces tenía 11 años.
Inicia el abuso sexual
Según el testimonio del adolescente el hombre comenzó a acercarse más a él; lo abrazaba y le ponía las manos sobre sus hombros, pero al principio no sospechó de sus intenciones. Posteriormente Orellana le propuso que conversaran sobre temas sexuales, pero siempre enfatizaba que no debía contar a su madre del contenido de dichas pláticas.
El joven relató que fue tanta la insistencia del hombre para hablar de temas sexuales que en una ocasión rechazó seguir con esas conversaciones, por lo que fue tomado por el cuello por su victimario quien le obligó a quitarse la ropa, a practicarle sexo oral y finalmente lo penetró.
“En un periodo de seis meses me violó entre 15 y 20 ocasiones”, manifestó el joven durante el juicio contra el imputado.
Después de cada violación según la víctima el hombre lloraba y le pedía perdón por el daño cometido, pero inmediatamente se volvía violento, lo golpeaba y lo amenazaba de no decir nada a su madre bajo amenazas de matarlos a todos.
De acuerdo al testimonio de la víctima, el hombre le decía que tenía que ser hombre “porque los hombres aguantan y no andan con chambres con las mujeres”.
Otra víctima
Después de las violaciones, el adolescente afirmó que se volvió retraído y bajó sus calificaciones en la escuela; sin embargo logró hacer un amigo con el cual guardaba el secreto ya que ambos habían sido violados por la misma persona.
El hombre continúo con su fachada de evangélico y se ganó la confianza de la familia del otro niño, quien había accedido a pasar todo el fin de semana en la casa del sujeto. El hombre aprovechó la ocasión para violarlo en presencia de su hijastro de 11 años.
El joven afirmó, además, que Orellana Alvarenga los llevaba a su casa a los dos (a su amigo y a él), primero lo violaba a él y posteriormente al otro. “Yo veía cuando mi amigo era abusado por ese hombre. Nos hacía lo mismo”, dijo la víctima.
Sin embargo el ahora joven de 15 años aseguró que su amigo no quiso denunciar a su agresor y prefirió alejarse completamente para evitar más abusos en su contra.
El hombre insistía en llevarse al otro niño los fines de semana y su amigo se rehusaba a pesar de que su familia casi lo obligaba a acompañar “al hermano de la congregación”, relató el denunciante.
Más casos en Chalatenango
La principal víctima de este caso dijo ante el juez que Orellana Alvarenga tiene familiares en Chalatenango, donde aprovechaba para abusar sexualmente de otros niños.
“Él es racista, me decía que solo le gustaban los niños chelitos, pero me aclaraba que no era gay o algo así, sino que era pedófilo”, declaró el joven de 15 años.
Asimismo afirmó que cuando estaban en Chalatenango no lo violó en ninguna ocasión, pero sí lo tocaba en sus partes íntimas mientras buscaba algunos niños para que le realizaran sexo oral y otras actividades sexuales.
El caso sucedió entre 2011 y 2012; sin embargo, fue hasta el año pasado que el joven le confesó a su madre sobre los abusos de su padrastro, del cual la mujer se separó hace dos años, por lo que decidió poner la denuncia respectiva ante la Fiscalía.
Tras escuchar el testimonio de la víctima, de la madre del joven y valorar pruebas periciales y documentales, Orellana Alvarenga será sentenciado en un tribunal de San Salvador.

http://www.lapagina.com.sv/nacionales/109424/2015/08/18/Hombre-que-se-hacia-pasar-por-evangelico-es-acusado-de-abuso-sexual-de-menores
--
Fecha: 18 de agosto de 2015 a las 12:06


No hay comentarios:

Publicar un comentario