POSICIONAMIENTO PÚBLICO EN EL CONTEXTO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MADRE TIERRA.

COORDINADORA NACIONAL DE PUEBLOS INDIGENAS DE EL SALVADOR (CONAPIES)

Este día, declarado por la ONU en su resolución 63/278, de fecha 22 de abril de 2009, donde se determina como Día Internacional de la Madre Tierra, la Coordinadora Nacional de Pueblos indígenas de El Salvador (CONAPI-ES) y La Alianza por el Buen Vivir, La Paz y la Sustentabilidad, ante la opinión pública nacional e internacional nos pronunciamos:

Nuestra preocupación ante el nivel de depredación de ya más del 85% de los bosques y que en la actualidad solo el 5% del país se encuentra forestado, solo el 2% del territorio nacional ha sido declarado Área Natural Protegida (ANP), convirtiendo así a El Salvador en el segundo país más deforestado del continente después de Haití y a encontrarse en proceso de desertificación, que está siendo exacerbado por el impacto creciente del cambio climático, sin que hasta hoy se tomen las medidas para detener este proceso de destrucción, aun cuando se sabe que sino se toman medidas urgentes este será irreversible para el año 2030.

Mantenemos nuestra posición de rechazo a los megaproyectos de Urbanización y Turismo, llamados de “Interés Turístico Nacional”, como “El Encanto”, ya que los consideramos proyectos que provocan daños ambientales y culturales irreversibles; afectando los medios de vida de las poblaciones aledañas y profundizando el deterioro y destrucción de la Cordillera El Bálsamo, como una de los principales Áreas Naturales Protegidas del país.
Urgimos a la Fiscalía General de la República (FGR) y demás instituciones del Estado, a actuar de oficio ante la destrucción que está ocasionando la industria del cultivo de caña de azúcar, en clara violación de los Convenios Internacionales y Leyes Nacionales por la tala de los manglares en Áreas Naturales Protegidas, Reservas de Biosfera y Sitios Ramsar. Además por el uso de agroquímicos y enfoque extractivista que contamina las aguas, destruyen las cuencas y causes de los ríos, negando el derecho al agua y a la soberanía alimentaría de las comunidades y territorios.
Consideramos urgente y necesario adoptar medidas para bajar las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel nacional e internacional, optando por mecanismos de negociación de Naciones Unidas para un nuevo acuerdo climático vinculante global hacia la COP 21 en Paris en base a la justicia climática y al principio de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas y Capacidades Respectivas, sin prestarse a las trampas de las falsas soluciones de los mercados de carbono (REDD+ y REDD++) que promueve el Banco Mundial y los países industrializados.

Ante esto proponemos:

1- Que todos los Ministerios y los Órganos del Estado, procedan urgentemente a trabajar de manera intencional y conjunta, un plan para parar y revertir el deterioro ambiental y ecológico que se le causa a la Madre Tierra en El Salvador.
2- Que toda delito en contra de la naturaleza sea tipificada como un Crimen de Lesa Humanidad y sea llevado a la Corte Penal Internacional (CPI), adoptando este principio en las legislaciones nacionales.
3- Que se pongan en marcha los Tribunales Ambientales a nivel nacional, que hagan cumplir los Tratados y Convenios Internacionales Ratificados por El Salvador en materia de Medio Ambiente y Cambio Climático.
4- Que se adopte el mecanismo de la Consulta Libre, Previa e Informada (CLPI) para los proyectos nacionales y transnacionales que puedan afectar negativamente a los ecosistemas, bodiversidad y las herencias ancestrales de los Pueblos Originarios.
5- Mantenemos nuestra demanda de iniciar un proceso de refundación del Estado para transformar desde la raíz, de un estado monocultural antropocéntrico basado únicamente en el bienestar humano, a un estado que garantice la vida de toda la naturaleza en una lógica de interrelación e interdependencia.
6- Tomar medidas inmediatas ante la crisis alimentaria como efecto del cambio climático, la sequía por la falta de lluvia que afectan directamente a las comunidades, territorios, indígenas y campesinos y todos los pueblos empobrecidos que habitamos en El Salvador.
7- Demandamos el respeto al Agua por lo que no debe ser privatizada, considerando que es un elemento sagrado que debe ser protegido y respetado y además es un elemento inherente al derecho a la vida, por lo tanto reivindicamos el uso, el goce y el usufructo de los mantos acuíferos en nuestros territorios ancestrales.
8- Exigimos la aplicación del enfoque de la soberanía alimentaria y no la seguridad alimentaría, ya que de esto depende la conservación y protección de las semillas nativas, y afirmamos nuestro rechazo a la legalización o introducción de los transgénicos en la siembra y producción de alimentos, asimismo los productos agrotóxicos prohibidos por la ONU a cambio de los fondos de FOMILENIO II.
9- Mantenemos nuestro rechazo al proyecto FOMILENIO II, impuesto y sin la aplicación del principio de la Consulta Libre, Previa e Informada (CLPI), pues lo consideramos una amenaza a nuestros territorios, a los ecosistemas costero-marinos, biodiversidad y a la Madre Tierra. 10- Nos comprometemos a nivel personal, familiar y en nuestros esfuerzos colectivos a educar y promover las prácticas ancestrales para la sustentabilidad en todos los ámbitos y niveles.

Dado en San Salvador, el 22 de abril de 2015 FIRMAN: Coordinadora Nacional de los Pueblos Indígenas de El Salvador (CONAPIES), conformada por: Los Pueblos Nahuat Pipil del Occidente de El Salvador, la organización Los Pasos del Jaguar, la Alianza de Pueblos Originarios Lencas, Ulúas y Nonualcos; el Consejo Ancestral Indígena del Señorío de Los Nonualcos, Asociación de Héroes de Peña Blanca, Movimiento Indígena de El Salvador (MIES), Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria Artesanal Turística Huizapan de RL, El Pueblo Kakawira, Consejo Indígena Kakawira Planta Nueva; El Pueblo Chortí, Sindicato de Pueblos Originarios Indígenas de Xicacalco, en unidad con: La Alianza por el Buen Vivir, la Paz y la Sustentabilidad, formada por el Movimiento Siglo XXIII: Paz Sustentable; El Comité Ecuménico de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (CEEUS); el Grupo Sin Cuenta (G50); el Punto Focal de El Salvador de la Red de Juventudes Río+Vos y las Universidades Internacionales Libres para la Paz. 

Contactos: Amado Ramos, amado.balam@gmail.com, 7222-5441 
César Artiga, cesarneftali@gmail.com, 7210-1221 

YULTUK NE TEHTEXAN IKMAN 

¡Que vivan las primeras naciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario